¡Mis saludos para todos!

El oxígeno (O2) es, quizás, uno de los elementos más importantes de la Tierra.

Es imprescindible para el Ser Humano y para todo ser vivo, tanto para su nacimiento como para el mantenimiento de todos sus procesos vitales. La falta del oxígeno en el cuerpo humano, así como en su hábitat, es igual de nociva y perjudicial como el exceso del mismo.

Pero, un ser humano sabe respirar y, cuando siente que le falta el aire, ¡simplemente respirará con más frecuencia! Mientras que la atmósfera de la Tierra no tiene posibilidad de inspirar el oxígeno que le falte, ¡tan sólo puede tener paciencia durante mucho tiempo e ir arruinándose!

Hoy quisiera centrarme sólo en uno de los aspectos de la existencia del oxígeno, en concreto, en su balance en la atmósfera de la Tierra.

«Toda la historia de la humanidad viene acompañada por el consumo, o más bien por la quema del oxígeno, y a medida de su desarrollo este proceso sólo va acelerándose y su magnitud sigue aumentando!»

Hemos escuchado miles de veces una frase como ésta, pero ¿acaso hemos intentado responder de manera honesta a las preguntas concretas?:

– ¿Qué cantidad del oxígeno hay en la atmósfera de la Tierra?

– ¿Cuál es la cantidad del oxigeno que se quema en el proceso de la actividad vital humana?

– ¿Es posible que el oxígeno simplemente se agote?

– ¿Qué habría que hacer si, de repente, nos faltase el oxígeno?

Empecemos, pues.

Nuestra atmósfera se encuentra formada por los siguientes elementos:

– el oxígeno: 20 %

– el nitrógeno: 79%

– otros gases, como, por ejemplo, el dióxido de carbono, el hidrógeno, el ozono, el metano y unos 10 gases más: aproximadamente 1%

Con el desarrollo de nuestra civilización la relación cuantitativa y porcentual de estos elementos va variando a causa de varios factores, en particular:

– la humanidad quema 3.5 millones de toneladas de petróleo al día

– la humanidad quema 4 mil millones de m3 de gas natural al día

– la humanidad utiliza otros tipos de fuentes de energía (carbón, los esquistos, la turba, leña, al fin y al cabo)

¡Todos estos procesos vienen acompañados por la quema del oxígeno!

Los siguientes cambios han tenido lugar en la atmósfera en los últimos 50 años:

– La cantidad del oxígeno en la atmósfera ha disminuido en un 4%, es decir, hasta el 16%

– La presión atmosférica ha disminuido de 760 mmHg en 1950 a 746 mmHg en 2020.

– La altitud de la atmósfera disminuyó de 100 km a 80 km.

(Se puede consultar los datos iniciales muy detallados en los siguientes enlaces: https://www.tendencias21.net/El-nivel-de-oxigeno-en-la-atmosfera-ha-caido-lentamente-en-los-ultimos-800-000-anos_a43270.html, https://www.bbc.com/news/science-environment-50690995, https://habr.com/ru/post/409891/)

Los números anteriores evidencian que la probabilidad de que el oxígeno simplemente se agote no parece ser ficción. Según las previsiones de los científicos, la pérdida de oxígeno en nuestra atmósfera es un proceso irreversible que va a toda marcha (http://www.dopotopa.com/smogut_li_ludi_dyshat_cherez_100_let.html https://habr.com/ru/post/369705/).

Ya a lo largo de 50 años (desde el 1970), con el desarrollo de la extracción y el uso de los hidrocarburos, llevamos quemando 10,000,000,000 toneladas del oxígeno de la atmósfera de la Tierra al año.

Si seguimos a ese ritmo, dentro de 20 años, en el 2040, todos los seres humanos que habitan la Tierra, quisiera hacer énfasis, TODOS los seres humanos que habitan la Tierra, se enfrentarán con una falta del oxígeno. Lo que representa un desastre global para todos nosotros, en el sentido literal de la palabra. ¡Para todos los países, todos los continentes, todos los pueblos del mundo y todo ser vivo de la Tierra!

¿Qué podemos hacer para evitarlo? Por supuesto, tomar las medidas encaminadas a implementación de las tecnologías verdes en el sector energético, reducir el uso de aerosoles, pasar a vehículos eléctricos y plantar bosques, al fin y al cabo, todo ello contribuye a hacer frente a este problema. Pero ¡es evidente que no es suficiente!

Por ejemplo, para recuperar la cantidad del oxígeno quemado indicada arriba (unas 10,000,000,000 toneladas al año) haría falta plantar 100/100 km cuadrados de bosques, además no se trata de bosques simplemente, sino que se trata de bosques con máxima productividad en cuanto al oxígeno.

A modo informativo:

Los bosques húmedos ecuatoriales de la Amazonía emiten solo el 10% del oxígeno producido, el océano mundial el 2%, pero los bosques relictos secos boreales (Taiga) emiten hasta el 50-70% del oxígeno producido durante la fotosíntesis.

Pero, ¿cuánto tiempo tardarán en crecer estos bosques, 20-30 años? ¡No tenemos tanto tiempo!

Se requieren tecnologías que enriquezcan nuestra atmósfera con el oxígeno de forma directa en grandes cantidades y con gastos energéticos nulos.

Un grupo de emprendedores y científicos de España, la empresa LIBRE EVOLUCION DE ENERGIA S.L. y la Universidad de Málaga, han desarrollado una tecnología que puede solucionar de forma radical el problema de la deficiencia del oxígeno (O2) en la atmósfera y compensar las emisiones excesivas de CO2 en ésta.

Han fabricado y ensayado el sistema de fachada «FREENERGY». Esencialmente, la tecnología se compone de una ventana que mantiene la reacción fotosintética, al mismo tiempo enriqueciendo con el oxígeno los habitáculos, espacios laborales e industriales, utilizando para ello sólo energía solar (https://free-libre.com/el-sistema-de-fachada-freenergy/).

A finales del 2019, se ha llevado a cabo en la Universidad de Málaga una serie de experimentos con el objetivo de cuantificar el proceso descrito (https://free-libre.com/wp-content/uploads/2020/04/SECARTYS_35_page_22.pdf), (https://free-libre.com/wp-content/uploads/2019/04/Article_Feb.jpg).

El principal resultado de estos estudios es el siguiente:

¡Un metro cuadrado de la ventana «FREENERGY» genera y emite a la atmósfera de la Tierra unos 613,2 gramos (0,6132 kg) del oxígeno puro (O2) al año!

¿Cómo se podría aplicar los resultados obtenidos con el fin de solucionar el problema de la falta del oxígeno?

Intentemos exponer estos resultados de una manera clara y evidente.

Ahora bien, en uno de los artículos anteriores, «Cuántas ventanas hay en Manhattan» (https://free-libre.com/cuantas-ventanas-en-manhattan/), proporcionamos unos datos interesantes sobre este lugar único.

La superficie de la isla de Manhattan es de 59,1 kilómetros cuadrados.

La superficie de la Tierra es de 510,000,000 kilómetros cuadrados.

La deficiencia del oxígeno, según datos anteriores, asciende a unas 10,000,000,000 toneladas al año, o, en otras palabras, a unas 19.6 toneladas al año por un metro cuadrado de la superficie de la Tierra. Por tanto, la deficiencia del oxígeno en Manhattan equivale a 1,158.9 toneladas al año (1,158,000 kg).

¿Cuantos metros cuadrados de ventanas «FREENERGY» hacen falta para compensar esta deficiencia?

1,158,000 kg : 0,6132 kg = 1,889,426 m2

En Manhattan hay 10,700,000 ventanas (https://www.computerworld.com/article/2980236/solar-windows-poised-to-change-the-way-we-power-buildings.html).

Supongamos que cada ventana tiene una superficie de 1 metro cuadrado, aunque en realidad las dimensiones de las ventanas son mayores, pero para que el ejemplo sea objetivo, este dato es bastante correcto. Resulta que son 10,700,000 metros cuadrados de ventanas.

Unos cálculos muy simples muestran que si un 17,6% de todas las ventanas en Manhattan fueran ventanas «FREENERGY», ¡la deficiencia del oxígeno en Manhattan sería compensada en su totalidad!

Presten atención, no se trata de una mitad, ni de un tercio, sino solamente de un 17.6% del número total de las ventanas. Reconózcanlo, ¡esto es muy poco!

Por supuesto, Manhattan es un lugar especial. Pero, toda nuestra Tierra se encuentra formada por lugares especiales, y ¡ella misma es especial y única! Desarrollemos nuevas tecnologías que ayuden a proteger y preservar nuestro hogar, NUESTRA TIERRA, para nosotros y para las generaciones futuras!

Atentamente, Alexander Kobtsev!

Leave a Reply

*

code